Candles

I found our first Diptyque candle inside one of the boxes. It was covered with big green bubble wrap. I fought with it and the transparent tape to get to that elegant crystal glass. A rush. That smell that oblige me to walk three steps back. And my weepy eyes closed. My mind forcing them to remember the sex we made under that candle’s spell. And the dinners we had in that bed. And the movies we watched under the light of that candle. The fragance. And the covers. And the window. And the pillows. And the small wooden floor full of her clothes when I wasn’t folding these and placing them in the chair. And the candle burning, facing a table full of papers, deadlines, our two computers. And the books. And then us. Burning altogether.

I held the candle in my hands so strongly I though I was going to break it. And then I put it back inside the big green bubble wrap rapidly. Back again inside the bottom of the box. I need to protect that smell. A sacrilege without her.

I remember the day I bought it. I arrived home. She was working in the kitchen table with a colleague on the socialist’s candidate documentary. What a beautiful gift I had made to both of us. What a luxurious night. I specifically asked the sales assistant for a sexy smell. Our first Diptyque candle witness of our souls.

Pasar página moderno

Para escribir sobre el libro de Leticia he puesto don't know why de Norah Jones. Leticia es dulce como esta canción. La llamaré Leticia y no Leti como lo he hecho toda la vida con Gabriela y no Gabi.

"Olivia. No Oli, ni Olive, ni O. Olivia, con una ligera reafirmación en las letras del medio creando un centro de gravedad en una palabra antes oscilante".

Leticia y yo compartimos sensibilidad.

Scrolling After Sex es un libro que huele a adicción y a cosa bien hecha. Soy de las que doblan un poquito las páginas de los libros, por arriba o por abajo, dependiendo de donde quede mas cerca el pedazo que me ha llamado la atención. Con Scrolling After Sex no he podido hacerlo porque las páginas son entidades muy bien editadas. Hasta cuenta con seda negra y dibujos mágicos.

"One of the hardest things for humans to accept is that almost everything in life is just about timing."

En Scrolling After Sex encontramos el descubrimiento de convertirse en mujer de una chica bien de San Gervasio. Hay tantos detalles y notitas escondidas y fotografías que una lo revive con la autora, venga de donde venga, mientras entienda las lenguas. 

Scrolling After Sex es una oda al amor en mayúsculas, rosa, subrayado y garabateado.

Como no he doblado pedacitos de página porque este libro es un diario objeto, no me acuerdo de aquellos pasajes en específico. Es como mirar Call Me By Your Name e intentar parar la cinta en un momento determinado, ahora.


Foto de Vogue


Pruébalo. Te acuerdas del todo, pero no de la palabra. Ves la imagen; como Leticia con lágrimas perladas en la contraportada, fotografiada por la amada amiga. Como el lomo blanco cuando lo destapas. Como la foto de su padre caminando por un pueblecito seguramente francés. Pero no recuerdas una palabra concreta. 


Decido releerla. Scrolling After Sex te permite este lujo.

Leticia asegura que "somos la generación de tecnologías pero que todavía se nos da un poco mal" y no podría asentir más. Me encantaría volver al 932801775 o al 934187173, por ejemplo, a tí no?. 


La voracidad de antaño es la misma pero es que ahora tenemos muchas mas distracciones.

Leticia escribe relatos como el genial Scrolling after test y El resto es electricidad y se pregunta si nos inventaremos una memoria externa para traspasar nuestros recuerdos para funcionar más rápidamente y que no nos bloqueemos. Sueños buenos. 


Scrolling After Sex se puede abrir por donde quieras. Y cualquier frase te hará sonreír, asentir o reflexionar en el pasado pisado. Al menos, seguro, a los contemporáneos del texto. 

"Mujer: Infinito". El libro de Leticia es un tomo feminista que nos habla de amor cotidiano y aeropuertos pequeños. "Todo lo que decidió no conocer le duele hoy mucho. Sabe que cualquier decisión implica un millón de renuncias."

Scrolling After Sex es un volumen de realidades en una existencia con inseguridades y belleza.

Como Leticia y yo compartimos sensibilidad y sabemos que todo lo que se ha escrito o ya ha pasado o pasará, deseo que nunca dejes de escribir y que pronto piquemos a cuatro manos.

"El amor de verdad es luz." Como aquella actriz francesa encima de la moto. 


 Y ya está.

8 de març

Recordo l'olor de xocolata desfeta que feia la mare els diumenges. A la Meritxell i al pare els hi encantava. 

Saber-me dona és una responsabilitat que he volgut defugir sovint. És una existència arriscada. 

Estimar una dona ha estat el més veritable.

Lengua apolítica, lenguas abruptas. 

Crecer rodeada de convenciones. Y el ruido de alguien en la cocina. 



El problema i la solució


El problema és la falta de voluntat i el buit. Que quan arribes a casa desprès de dues cerveses i un xarrup de tequila. Que quan you called a night amb un parell de birres i un xarrup, arribes a casa i necessites omplir el buit de solitud que s'apodera d'alguna part immaterial del teu ésser, i et menges moltes patates chips que et deixen els dits taronges i cinc beef cherky sticks i una mica de llaminadures, perque hi ha alguna cosa que et crida i no et deixa dormir. 

Avui sóc a un barri plàcid de la Ciutat de Mèxic. Ja no tinc els dits taronges. Tinc els dits plens de llum i força. 

Que seguim

Aquí i ara

El dolor d’absència és buit.
Escriure és sobreviure.
Quan escrius fixes la mirada en les paraules que van apareixent i penses en la següent, encara que sigui automàticament.
Ara haig de menjar quelcom i deixar que l’estómac es concentri en tirar endavant.
Per equivocació, aquesta grafia œ ha aparegut i jo em vull morir.
El meu cœur és trist.

No puc escriure del que ha passat, ara.
MORT i quan ja mort només hi pot haver silenci i al cap d’un temps les flors floreixen i tot torna a començar.


No em digueu més que no la deixi escapar, ella ha decidit marxar.

Pare meu

Living without him isn't a joy nor a nightmare.

I feel as I’m missing something, everyday. But we are always missing something, aren’t we?.  

I would like to share my accomplishments with him, although I never felt like he was really showing much appreciation for them anyways (he was probably trying his best), I would definitely like to eat a rare steak watching his enjoyment, and devour popcorns and a movie with him, I would absolutely go crazy for a cool snowboard vacation like the ones he used to organize for my sister and me, and I would just be happy with a walk around Sabadell or a fresh orxata with him. 
I would like him to meet my amazing girlfriend, and no doubt, I would love if he would call me for my birthday. 

All in all, I would like him to tell me: I'm proud of you.
(Probably he is saying it silently right now? That would be cool.).

I'm proud of him although he fucked it up massively sometimes. We all do. The thing is, do we want to do better?  

Any of the things mentioned above aren't happening since September 2012. I went through two major depressions, since then, been on Prozac on and off, and made the biggest relocation of my life, to date. On September 2013 I moved to New York City and everything, continued, to change. For the good. 

Pare, I miss you, and I know you are hurting somewhere deep inside. I refuse to think you are a fucking psycho without feelings, I know you, I know you have feelings. I acknowledge them, and I love you and I admire some of the good you did in your life. I also forgive you for all the pain you inflicted to me and to others around me. 

Without forgiving you I couldn’t live. 

My biological dad is still alive but he cut me entirely from his life 5 years ago. Maybe he feels that life without me is a joy? As the first testimony in this article explains: 

"Somehow I mustered the courage to tell her I was done with her: done with the fights, done with the provocations, done with the criticism. I felt freed, like a slave being freed from an evil tyrant. Overall, life without my mother is a joy.’"

I never thought about it like this. I definitely don’t consider myself an evil tyrant, my father was the evil tyrant!, but maybe he saw me this way too? I’m sorry if that is the case, pare.

Anyhow, I don't know why exactly he is just making it go for so long, but he cut me off completely and my whole world went to darkness for a totally exhausting and excruciating period of time. I just wanted to die. I couldn’t understand why he didn’t want anything to do with me, his bright, extrovert, and oldest daughter. I definitely wasn’t experiencing any type of joy living without him. For a long time I would only dream of him hugging me and telling me he loved me. 

I’m happy I’m not dreaming that much about him these days. It was painful. 
And yes, my father abandoned me at 25 years old and I was suffering a great deal because of that, should I feel guilty for this? I don't think so. 

I did, though, reach out to him the other day through WhatsApp. Sometimes with more insistence sometimes with less, I've been reaching out to him via different medias this past 5 years. Never received any type of answer, actually with this WhatsApp attempt, as soon as he realized it was me, he blocked me. 

OK, I get it dad, you don’t want to be my dad anymore for now, maybe forever? Well, I can just wish you the best in life. Luckily, I found the best people who love me and nurture me like you didn’t knew how to do, and I guess you found the best people to do the same for you. I was jealous of them for a while, because I truly believed nobody would ever love you as I loved you. But jealousy is a shitty feeling. 

If you are happy, wherever you are and with whoever you are, I’m happy for you too. 

Sure. I’ve been the most obsessive girl sometimes and I know this has a lot to do with the fact of feeling abandoned. It had to do with the fact that I needed SO much validation and approval. All the validation and approval that I didn’t received from you, and sometimes from mom too. Although she is how she is, she has never cut me off, and actually she saved the day some weeks ago in Paris, so, thanks for that mamut. Sure, I get you hated when I was so honest and open about life, love, and relations, our relation specially! I'm sorry. But you should deal with it. I'm a writer in big part thanks to you. So, gràcies. 

I’m slowly but surely working on all this pain that has come from multiple directions.  

I will always love you, pare, and my doors will be open. I would love if you decide to choose some sort of healing path, that actually works. 

I guess it is working for you these days?, so I should mind my own business, you might say? 

I don’t know, pare. We were so connected in the past, that it is still kind of hard to think that you don't exist anymore. On my end, I’m on my own healing path. It is a never ending story this healing path thing. Regardless if you care or not. I want to tell you that I’m on a healing path and that this is the only thing we ALL humans, need. A healing path filled with empathy, acceptance, and non judgmental moments. After all, this is a river and we just navigate it and let go. 

I hope you are joyful today. 

T’estimo,


Laura. 

Findings. 7-29-14

Things that are meant to be, go smoothly...
It may take lots of years for this to happen, but when they happen, it will be the easiest, happiest moment.
That one when you lay on the hammock after a nice swim in a shinny day.


Este es tiempo virtuoso y hay que fundirse en el

El pasado agosto pasé una semana en Cuba por primera vez.
Su calor aún me acompaña. Derramé unas cuantas lágrimas en el aeropuerto antes de traspasar la puerta que me separaría del sueño extraño, de aquel arroyo espabilado con el que me encontré. Mentiras, miseria, olvido, risa, hospitalidad, y arroz con camarones.

Eran lágrimas de cansancio, de excitación, de cosas que no tengo el tiempo de explicar. Habíamos exprimido la última noche en el Malecón con mi amiguísima Helena y unos músicos cubanos, ya nuestros amigos, y algunos otros europeos extasiados por La Habana. Recuerdo la última botella de ron, que pagamos más cara, porque compramos a altas horas de la madrugada. "El cubano inventa", me dijo Christian, el primer chico con el que hablé, que vendía wifi en la plaza de alrededor del Estadio Latinoamericano. El cubano inventa, decide precios, y renta sus casas. Igual que tú. El cubano ya no trabaja para el estado. El cubano trabaja para él. Los turistas somos el negocio por excelencia, y no es para menos. Con Helena tuvimos suerte, ya que conocimos la inteligente humildad de unos cuantos buenos cubanos. Nos apartamos de los especuladores, y quisimos mucho. Mucho nos maravillamos.

Asere, qué volá! 

El bochorno de la ciudad en agosto te obliga a pasar dos o tres veces por debajo del chorro de la ducha. Quería ir a la playa. Mi vecino y artesano el señor José Luis (a quien conocí en una tienda del barrio y con el que me fui a su casa a ver las joyas que creaba) me llevó a conocer a más compañeros suyos que venden en el Patio de los artesanos, allí en la calle Obispo, en la Habana vieja. Todos forman parte de la ACAA, la Asociación Cubana de Artesanos Artistas. Cada artesano tiene unos días para exponer. Yo seguía queriendo ir a la playa, así que cuando me enteré que Yixy, hija de Mario, otro artesano, se iba a la playa cuando desmontara la parada aquella tarde, no me lo pensé ni un segundo.

-Cuídamela como si fuera tu hija. Le dijo José Luis a Mario cuando lo llamó para decirle que me iba con Yixy, mi primera súbita amiga cubana.

Así fue como conocí el primer pueblito de playa cubano. Guanabo. La playa no era paradisíaca, pero era playa! Yixy y yo nos fuímos a bañar y vimos como el sol se escondía, junto con otros jóvenes y el primer jinetero que detecté. Hombre joven con señora mayor, extranjera.
La familia de Yixy (su madre Dunia, su padre Mario, su novio y su suegra) me acogieron como a una mas. Rentaban la construcción que había en el patio de una casa. Supongo que antes había sido un garage, ahora era una habitación doble con un baño. Fuera había otra construcción con una cocina. Era un patio agradable. Dormimos cinco en la habitación. Yo y Yixy en unos colchones en el suelo, igual que la suegra, y Dunia y su marido en la cama. Por la mañana volvimos todos a la playa, junto con su perro. Por la tarde regresé a La Habana.

No me preguntes como pero me perdí. Una vez en la Habana vieja, el almendrón (los taxis que te llevan de un lado a otro) que agarré me dejó quien sabe dónde. Me desesperé. Tenía sed. Estaba cansada. Caminé como una loca. No sé porque no se paraba ningún otro almendrón. Me salieron un par de llagas en mis pies ennegrecidos. Gente que me encontraba me decía que estuviera tranquila que esto es Cuba, muchacha.

En las calles no había casi nadie y poca iluminación. No obstante, me sentía segura. Sería el calor.
Un par de señores estaban charlando. Uno detrás del mostrador y el otro delante. El sitio, cerrado, se llamaba Mercomar, le rogué al del mostrador un vaso de agua, que fueron dos, mientras les pedía indicaciones para llegar a casa. Me hicieron un mapa en una de las hojas que llevaba, y el del mostrador, Alberto, me regaló estos versos que empezó a leer de un libro.

No es grande el que se deja arrebatar por la vida sino el que la doma. No el que va palpitante y rugiente por donde sus pasiones o las ajenas, lo empujan, sino el que clava los pies en medio de la vida y enfrenta los demás y sí propio, y ve como por sobre docel sus pasiones domadas! 

                                                          (José Martí, Obras Completas, Tomo 2 pg. 403 Párrafo 5 Línia 4)

No fue el único cubano que me obsequió palabras. En una de las salidas exploratorias por la Habana Vieja, en la calle Muralla, decidí subir unas empinadas y degradadas escaleras de una de las tantas puertas que están abiertas en edificios que un día fueron maravillosos. Llegué a un tejado que daba a diferentes entradas de viviendas destartaladas. Dije hola y la simpatiquísima Niurka me correspondió y me invitó a su hogar. Rápidamente la vecina Zuzel apareció, y también conocí a la hija de Niurka, Oslaidy, y al padre de esta, Rafael. En una cama estaba estirado Enrique. Era un hombre muy muy viejo y flaco, con la piel blanca, seca, áspera. Solo quería sus cigarrillos y no hacía ningún caso a Niurka cuando esta quería lavarlo o cambiarle el pañal. El olor a orín emanaba del barreño del lado de la cama. Era un hombre niño que no hablaba y quería hacerse valer. Me enternecen los niños y me enternecen los viejos, Enrique me robó un pedacito de corazón. Supongo que yo también le caí bien porque me escribió, de su puño y letra, este poema.

Que será cuando te marches de mi lado y en silencio 
que será cuando te marches de mi lado y en silencio me despida de tu boca
que será cuando yo evoque este pasado
y no sienta el frenesí de tu ansia loca
será que aunque te marches no se olvida
o será que te he perdido para siempre

Enrique solo se levantaba de la cama con su pijama de rayas para sentarse en la mesa y comer la sopa que Niurka le preparaba. Enrique solo quería fumar y acabar. 

Una noche cenamos en un bar restaurante llamado El Dandy. El típico local que puedes encontrar en el barrio del Born de mi querida Barcelona. Según nos dijo el chico sentado fuera en un taburete, controlando el tema, el sitio pertenecía a un europeo y a su pareja cubana. Yanny y Viktor. 

Lo del comunismo hace mucho tiempo que se acabó en Cuba, y esto solo ha echo que empezar. 

En el aeropuerto, esperando para volver a Nueva York, conocí la periodista americana Conner Gorry, hace años que vive en Cuba y es la propietaria de la librería café Cuba Libro. (Actualización, también conocí a la hoy gran amiga, periodista cubana Lídia Hernández Tapia, quien volaba por primera vez a Nueva York a empezar su maestría de periodismo. Ninguna de las dos olvidaremos aquel viaje conjunto). 

Tengo ganas de volver a la isla por muchas razones. Quiero más salidas del sol en el Malecón, quiero explorarla por todos lados, disfrutar más playas, sobretodo, volver a sentir el son de sus gentes.

Me gustaría volver a la Cuba que descubrí. Donde desconecté de la locura consumista y unificadora que arrastra el planeta. En Cuba la gente habla sin pantallas, no hay publicidad. Como decía mi amigo Moisés, uno de los músicos, es difícil explicar lo que Fidel Castro significó...

Durante años él fue quien a su forma estableció este sistema. Tuvo cosas malas pero muchas buenas que no se pueden ocultar ni olvidar. Yo nunca hubiera podido tocar la flauta en otro sistema, ni tener las escuelas que tuve. He estudiado en el mejor conservatorio de música de Cuba y gran parte de América y no he pagado ni un centavo

Como siempre el equilibrio es la solución. Y como siempre este es delicado, Cuba, de momento, no tiene ni una cosa ni la otra.

Te deseo prosperidad sin asfixia, Cuba, querida, amante que te abriste sin reservas.

Hasta pronto.




Te tengo dentro como a un lunar

Fumar te desprende la imagen. Tengo que tenerte. Saber que te tengo como uno tiene un caramelo de anís. No tenerte para que no descubras la historia. Quererte, perderte, tocar el piano. Salí temprano y el espasmo de vida me penetró.
Sal. Sueño. Los coches corren como los pensamientos.
En rojo
y en verde. Esponjoso. Como el ruido de las ruedas encima del pavimento mojado. Desliza. Lluvia. Luces. Y amor que no sé como corres

Stand molt by


Un dia vaig escriure un poema anomenat el deseo es salado. Avui llegia la ressenya del New Yorker d'aquesta nova pel.lícula anomenada Carol, està basada en la novel.la The price of salt que Patricia Highsmith va publicar el 1952 sota el pseudònim Claire Morgan. 

El desig. Aquest desconegut impuls que de vegades deixa de bategar i d'altres ho fa amb tanta ràbia que esclata. Perdre'l per retrobar-lo esparracat, apedaçar-lo amb retalls de roba flonjes i amables.

Substituir l'escriure pel pensament de fer-ho. El torni vosté demà. L'anar imaginant què escriuria abans i com ho relligaríem tot. Un títol. Em desanima però m'hi acomodo perque ara no és fàcil viure tranquil.

M'hi poso. 





Scared as fuck

Avui ha estat el primer dia d'orientació pels estudiants internacionals del màster de periodisme. M'he sentit rara entre la seva novetat.
Ells amb jetlag i jo amb l'uniforme del restaurant per rentar.
L'ansietat s'ha apoderat del meu estómac de tornada a casa l'amic Marc, qui m'acull.
De què em serveix estudiar un màster de periodisme ara?
La pregunta és estúpida.
Doncs de molt.
O de molt poc.

La noció de responsabilitat fa que em cagui a les calcetes. Que vegi negres tots els futurs possibles.
Se m'ha arrapat a peus i ulls la certesa que a la gent tant se li en fot qualsevol decisió que prengui i que, sobretot, aquesta només m'afectarà a mi.

Mai havia caminat tant sola, i de postres, les llengues s'han multiplicat; les experiències triplicat.

La vida és salvatge quan t'hi pares. No hi ha prou temps.

L'angoixa continua, però el cel d'avui i el seu xirimiri han deixat respirar la ciutat i de retruc han parat la diabòlica suor.

Tinc ganes de deixar-ho tot -abans de començar- i escapar-me a viure a Dominicana (o a la illa de Montserrat, pel que fa al cas). Demà visitarem the Financial desk del New York Times. Avui tinc por a la incerta escena vital.

Just take a deep breath and soak it up. You will need a more reliable feeling than fear to give up. Diu una de les dues Laures batallant per aquí dalt. I si la pressió m'ofega?, pensa l'altra. Tinc una lleugeríssima intuició de quina guanyarà, però no ho cridaré que no voldria quedar-me afònica.

Els dos últims mesos han estat farcits d'autoflagelació mental i drogues. Realitat augmentada. Fugida a corre-cuita. Sentir-me petita. Però el nostre joc sempre ens atrapa i si no creixem no podem passar de pantalla.

Destriar el gra de la palla significa fer-se gran, i de fet, no ens hi hauríem de capficar tant perque morirem amb pallussos a les mans.
__

Hoy ha sido el primer dia de orientación para los estudiantes internacionales del máster de periodismo. Me he sentido rara entre su novedad.
Ellos con jetlag y yo con el uniforme del restaurante para lavar.
La ansiedad se ha apoderado de mi estómago de vuelta a casa de mi amigo Marc, quien me acoge.
¿De qué me sirve estudiar un máster de periodismo ahora?
La pregunta es estúpida.
Pues de mucho.
O de muy poco.

La noción de responsabilidad hace que me cague en las bragas. Que vea negros todos los futuros posibles. Se me ha arrapado a pies y ojos la certeza que a la gente tanto le da cualquier decisión que tome y que, sobretodo, esta sólo me afectara a mi.

Nunca habia caminado tan sola, y encima, las lenguas se han multiplicado; las experiencias triplicado.

La vida es salvaje cuando nos paramos en ella. No hay tiempo suficiente.

La ansiedad continua, pero el cielo de hoy y su xirimiri han dejado respirar la ciudad y de rebote han parado el diabólico sudor.

Tengo ganas de dejarlo todo -antes de empezar- y escaparme a vivir a Dominicana (o a la isla de Montserrat, tanto da). Mañana visitaremos The Financial Desk del New York Times. Hoy tengo miedo a la desconocida escena vital.

Just take a deep breath and soak it up. You will need a more reliable feeling than fear to give up. Dice una de las dos Lauras batallando por aqui arriba. Y si la presión me ahoga?, piensa la otra. Tengo una ligerísima intuición de cual va a ganar, pero no lo gritaré que no quisiera quedarme afónica.

Los dos últimos meses han estado repletos de autoflagelación mental y drogas. Realidad aumentada. Huída rápida. Sentirme pequeña. Pero nuestro juego siempre nos atrapa y si no crecemos no podemos pasar esta pantalla.

Separar el grano de la paja significa hacerse mayor, y de hecho, no nos tendríamos que obsesionar tanto en esto porque moriremos con rastrojos en las manos.


Galeano

My friend Camilo me avisa desde su escritorio and he gives me a book with this delicate combination of words...

"December 18

The First Exiles

Today, International Migrants Day, is not a bad moment to recall that the first ones in human history obliged to emigrate were Adam and Eve.
According to the official version, Eve tempted Adam: she offered him the forbidden fruit and it was her fault that both of them were banished from Paradise.
But is that how it happened? Or did Adam do what he did of his own accord?
Maybe Eve offered him nothing and asked nothing of him.
Maybe Adam chose to bite the forbidden fruit when he learned that Eve had already lost the privilege of immortality and Adam opted to share her damnation.
So he became mortal. But not alone."

Children of the Days, a calendar of human history.

Cami, guapo. 

In the city

If you ask me why I love New York City I will tell you it is because last night I met a british woman professor of Spanish who made me reflect upon the internal immigration within countries, a latino poet and alpinist that said something about a painting that couldn't be found in the museum it was supposed to be, an engineer that, while waiting in line at a cash register, gracefully talk to me about his country's situation, and the nice HR Director of one of my favorite radio shows sipping a glass of wine in the charming jazz session at Cafe Vivaldi...

We are always running
but we don't stop soaking and soaking and soaking information and faces and moments.

Today I told my friend Berta,
Berta, "faré un pet" ! (I'm going to explode)
And she intelligently said to me, NO. SPONGES DON'T EXPLODE.

Thanks guys

No és ansietat és enamorament. merde. L'amor de l'animal sexual

Lo maravilloso es la felicidad experimentada cuando a su lado. Una placidez, una alegría, gozo y ilusión de paz obtenida. El júbilo.
Con el punto justo de excitación para mantenernos despiertos atentos hasta el siguiente encuentro.
Ayer por la noche la perfección del no cambiar nada. Los tomates variedad fresa, aliñados con zumo de limón, aceite dorado, pimienta y una pizca de sal, los quesos, -sin olvidar las chicharritas de plátano!- y unos hongos con salsa reposada. Cuatro cosas sobre la frialdad metálica de la cocina, y Antonio detrás, limpiando platos, ollas y fogones. Ya tocadas la una de la madrugada, aún se quedará hasta más tarde.
Y nosotros, hablamos y hablamos, de vez en cuando un abrazo impulsivo, un apretón con fricción y nuestros olores que ya son uno. El perfume protector del objeto deseado. Me pierdo en su pelo, para reencontrarlo a él en mi cuello. 
Y nos miramos y reímos y volvemos a jugar, y bebemos whisky y vencemos el cansancio con las ganas de mostrar la mejor versión de nosotros mismos. 

Nada es gratuito; solo espero que la factura no suba demasiado. De totas formas, para volverlo a abrazar, mimar, besar y observar, daría todo el oro que pudiera recolectar. 
No bebería aceite de oliva nunca más. No me bañaría en el mar. 
Y la pregunta que siempre salta como un insecto distraído: ¿Y él? ¿Sentirá lo mismo?
Él solo ríe de la manera que me hace perder los pocos papeles que aún guardo, pero si, también, cuando lo acaricio, aparece la gallina, en forma de menudas circunferencias en estos brazos morenos y suaves.

Y solo me puedo aferrar a la ilusión y esperanza, que cuando estas pasiones me continúan llegando yo las vivo así como Diós manda, como si nunca hubiera sufrido por amor.

¿Y pues? Que estamos en el baile y toca bailar.

¿Cuando nos vamos a vivir a la montaña? Dije. 

(La ansiedad es la pesadilla del pensador, mientras que el enamoramiento lo es de los que se saben abandonados.- O asi lo veo yo este jueves que vuela, que ayer lunes me soplaba los pies).

__
La perfecció de no canviar res.
Els tomàquets amanits amb suc de llimona, l'oli daurat, el pebre i un polsim de sal, els formatges i uns bolets amb salsa reposada.
Quatre coses sobre la fredor metàl•lica de la cuina.
L'Antonio per darrera netejant plats, olles i fogons tocada la una de la matinada. Encara s'hi quedarà fins més tard.

De tant en tant una abraçada impulsiva, una fricció i aquell perfum protector de l’objecte del desig. Les nostres olors que ja en són una.
Ens mirem i riem, i tornem a jugar, i bevem i vencem el cansament amb ganes de mostrar la millor versió de nosaltres mateixos.

Res és gratuït; només espero que la factura no pugi gaire. De tota manera... no beuria mai més oli d'oliva. No em banyaria al mar. Per tornar-lo a besar.

I la pregunta salta com un insecte distret: Sent el mateix?
Ell només riu de la manera que em fa perdre els pocs papers que encara guardo.
Però quan l'acaricio, apareix la gallina, en forma de menudes circumferències en aquests braços morens i suaus.

M’aferro a l’esperança, que quan aquestes passions m’arriben jo les visc així, com Déu mana, com si mai hagués patit per amor.

I do? Que som al ball i hem de ballar.

¿Cuando nos vamos a vivir a la montaña? Dije.